Fútbol de Libro (FDL) nace por el amor y la pasión al fútbol. Por las ganas e ilusión que nos genera aprender, compartir, investigar y mejorar en todas las facetas vinculadas al entrenamiento del fútbol. Ya sea como entrenadores de cualquier nivel (base, amateur o profesional), como preparadores físicos, como entrenadores de porteros, como analistas de vídeo, como miembros de una secretaría técnica, o como psicólogos o “coaches”. Nace por todos esos momentos en los que se “ilumina la luz” y comprendes conceptos que antes no sabías ver o interpretar, o en los que haces tuyos conocimientos de los demás. Por ese “hormigueo” que producen la victoria, la sonrisa de un jugador agradecido por haberle enseñado cosas, acertar con un entrenamiento, o, incluso, con un solo ejercicio o corrección. Somos, principalmente, fruto de un estado de ánimo positivo y desbordado.

FDL os quiere acompañar en la travesía que supone formarse en un deporte tan complejo, y bello a la vez, como el fútbol. Queremos hacer de guías y que nos hagan de guías, porque la experiencia es conocimiento aplicado y eso solo se consigue con tiempo. Y el tiempo que le hemos dedicado a nuestra pasión es experiencia enriquecedora para que otros mejoren y superen nuestros logros. Esta debe ser una relación de ida y vuelta, con “feedback” permanente que nos permita crecer a los que participemos y a los que nos lean. En definitiva, un trabajo en equipo, como el fútbol.

FDL es la expresión de la inquietud que a muchos de nosotros nos mueve a hacernos preguntas. El fútbol es un deporte en el que, desgraciadamente prima, ante todo, ganar. Pero como a la mayoría no nos gusta ganar de cualquier manera y, sobre todo, nos interesa saber por que hemos ganado. Por eso queremos saber: saber cómo han conseguido otros éxito, entender qué sucede cuando un entrenador es capaz de repetir rendimientos óptimos en diversos equipos y contextos, saber cómo podemos mejorar nuestros entrenamientos, saber qué sucede en el juego, o saber si podemos influir de forma positiva en nuestros jugadores y equipo.

Las expectativas son grandes y competimos contra nosotros mismos. Estamos seguros de que llegaremos al destino, pero que sobre todo disfrutaremos con el camino.